lunes, 2 de enero de 2012

ENERO 2012. INICIO. A pesar de la oposición de sus padres, Estefanía es una monja entregada al servicio comunitario en el convento en que vive desde hace algún tiempo, cuando decidió entregarse a la vida religiosa, segura de que un llamado divino la llevó a tomar semejante decisión.

Ivana y Renato, padres de Estefanía, se tratan con frialdad y aún no pueden perdonarse lo ocurrido en el pasado. Ella lo acusa de ser el único responsable de lo que sucedió, obligándolos a separarse de sus seres queridos, de la tierra en que nacieron y se conocieron.

Edmundo Montecinos sufre por la terrible enfermedad de Florencia, su esposa, quien con llanto le pide que busque a Renato y los dos se perdonen, pero él es obstinado y se niega, asegurando que jamás lo perdonará, así como tampoco olvidará lo que hace tantos años sucedió y que los marcó para siempre.

En la iglesia del pueblo, Brígida De los Santos reza con fervor acompañada de su hija, la solitaria, tímida y amargada Maria Elisa. Tras terminar se acercan al padre Agustín, quien les da su bendición y habla a solas con la madre, a quien le pide que deje que Maria Elisa haga su vida, que no la obligue a llevar una vida que no desea. Para Brígida eso es imposible, pues es estricta y considera que el mundo está lleno de pecado, del cual quiere salvar a su hija.

Ivana visita a Estefanía, a quien pide que deje la vida religiosa y trate de olvidar lo que le pasó hace tiempo pero la muchacha se niega y está segura de que nunca podrá rehacer su vida ante la sociedad.

Edmundo habla con su hermano, el padre Agustín, a quien le dice que Florencia está muy mal y desea ver a Renato. El sacerdote ruega a su hermano que cumpla con la voluntad de su esposa y busque a su enemigo y lime asperezas con él si después de todo lo que pasó entre ellos fue hace muchos años. Edmundo se niega e insiste en desconocer a Renato como su hermano.

Florencia se desahoga con Casilda, su vieja sirvienta, a quien confiesa que se sentiría más aliviada si Renato y Edmundo se reconciliaran. Casilda, quien sabe la verdad de la historia, cree que eso nunca sucederá, pues ambos hermanos se convirtieron en rivales y ninguno se quedó con la mujer que amaba.

Agustín sufre y pide a Dios que perdone a sus hermanos por haber cometido el pecado de arrebatarse a las mujeres que amaban. Ruega porque se reconcilien y decide llamar a Renato, a quien le dice que Florencia se encuentra muy mal y como última voluntad desea verlo. La noticia sorprende tanto al hombre como a su esposa, Ivana, quien cree que todo es una farsa de su concuña para volverse a ver con su marido.

Edmundo se sorprende en casa ante la presencia de Noelia Arango, una poderosa mujer con la que él hizo negocios durante muchos años. Ella le asegura que solo ha acompañado a su amiga para recoger el cheque que él entrega anualmente para ayudar a los niños de la casa hogar. Él aprovecha la ocasión para exigirle que ordene a sus peones que no se acerquen a sus tierras. La mujer se niega, pues ambos comparten un manantial pero el hombre la amenaza. Noelia le deja muy claro no tenerle miedo y le asegura que si decide declararle la guerra ella lo hará pedazos. Él la corre de su casa y ordena a sus empleados que jamás la vuelvan a dejar entrar.

Renato e Ivana preparan maletas y reciben una llamada de Jaqueline, su hija, a la que dicen qué es lo que sucede. Visitan a Estefanía, a quien también le cuentan lo que ha sucedido y le piden que los acompañe. Ella se niega pero Ivana se las ingenia para hablar con la madre superiora por lo que se lleva a su hija con ella, mientras Jaqueline se despide de Jerson, su amante en turno, a quien le promete que regresará pronto.

Noelia estalla ante Armando, su marido, y Jose Armando, su hijo, a quienes les dice lo ocurrido en casa de Edmundo y el estado de salud de Florencia. Reciben la visita de Karyme, allegada de Noelia, quien desea casarla con su hijo, con el cuál ella se porta demasiado atenta hasta el punto de incomodarlo, por lo que el apuesto y sexy hombre decide salir de casa.

Renato y su familia llegan a San Cayetano y son recibidos por Agustín, quien los lleva a la casa de Renato, a quien pide que les de hospedaje. Edmundo se niega pero Florencia se lo suplica, por lo que termina accediendo. Tras instalarse, Estefanía, vestida de monja, decide dar un paseo por el pueblo, acompañando al sacerdote, quien le pide unos minutos para ir a la iglesia a por algo. La muchacha camina por la calle y es casi revolcada por un caballo. Cae sobre la tierra y de inmediato de la bestia desciende Jose Armando, auxiliándola. Ella asegura estar bien y sale huyendo. Cuando se encuentra con el cura, le dice que solo ha tenido un accidente.

Armando se entretiene con su joven amante, Briseida, quien le asegura estar perdidamente enamorada de él y quererse casar. Él le pide tiempo y le asegura que mientras siga trabajando en su consultorio, estarán juntos. Hacen el amor ardientemente.

Renato llora ante Florencia, a quien asegura que nunca ha dejado de amar. Los dos recuerdan el pasado y cómo tanto Edmundo como Ivana lucharon por separarlos hasta lograrlo. Los dos se besan fuertemente mientras que Edmundo e Ivana también recuerdan el pasado. Ella le jura que nadie más que ellos dos saben la verdad y que nadie, absolutamente nadie, puede saberlo. Él intenta besarla, asegurándole no poder olvidarla. La mujer lo rechaza y le recuerda que, si se casó con Renato, fue porque ella sí pudo olvidarlo a él.

Jose Armando piensa en la monja que arrolló con su caballo. Se ríe por la forma en que la conoció y se pregunta quién podría ser pues jamás la había visto en el pueblo.

Edmundo exige a Renato que permanezca en su casa lo menos posible. Ambos comienzan a hablar del pasado y al echarse en cara el que se hayan arrebatado a sus mujeres son descubiertos por Estefanía. En ese momento aparece Casilda, quien les dice que Estefanía se encuentra muy mal. Los dos acuden a la mujer, quien les pide perdón y asegura que, a su manera, a ambos los quiso siempre. Muere repentinamente dejando en los hombres un enorme dolor.

Karyme asegura a Noelia que a ella poco le importan sus padres, pues en el fondo se ha sentido más allegada a ella desde que es una adolescente. Noelia la abraza y entonces reciben una llamada telefónica. Es Edmundo, quien le informa a Karyme que su madre ha muerto. La muchacha se impresiona ante la noticia.

Renato visita su antigua casa en San Cayetano acompañado por sus hijas, quienes le piden que la limpien y la vuelvan a habitar, al menos para pasar unas vacaciones allí, de vez en cuando. Renato cree que es tiempo de volver.

Ivana y Armando se encuentran cara a cara en la calle. Ella trata de evitarlo pero él la alcanza y le pide que hablen de lo que pasó hace años. Ella le exige que calle y que no repita que se conocen. Él le dice que no puede olvidar lo que sucedió y entonces ella lo abofetea y le asegura que si no finge que no se conocen entonces lo lamentará.

A Maria Elisa no le gusta la cena pero Brígida la obliga a comérsela y después a rezar de rodillas. Le entrega una cuerda con la cual la muchacha se flagela por órdenes de su madre, quien le dice que debe hacerlo para conseguir el perdón de las dos, pues Brígida es una pecadora y Maria Elisa el fruto de ese pecado. La pobre muchacha hace lo que  su madre le pide, llorando amargamente.

En el funeral de Florencia, Edmundo discute con Remedios y está a punto de golpearla pero Estefanía intercede y le asegura que aunque la mujer sea pobre y tenga necesidad de trabajar él no tiene ningún derecho sobre ella. Interrumpe Karyme, quien es presentada ante la monja, su prima.

Briseida habla con Maria Elisa, a quien le dice que es correspondida por el hombre al que ama por lo que muy pronto se casará con ella. Brígida desaprueba la amistad de su hija con Maribel y más tarde se lo recuerda a su hija.

Ivana se alegra de la muerte de Florencia, a la que desea que se funda en el infierno. La acompaña Jaqueline, quien al ver entrar a los Montalvo Arango queda enamorada de Jose Armando, quien solo se sorprende al ver allí a Estefanía, quien mueve su corazón pero Karyme no se despega un segundo de él, incomodándolo. Le pide que ahora que ha quedado desamparada se case con ella pero él le dice que no, que no se puede casar con ella ni ser su novio porque no la ama. Karyme hace un tremendo escándalo, causando ira en su padre, quien le exige que tenga respeto por la memoria de su madre. Estefanía y Jaqueline tratan de consolarla y Karyme solo les dice lo enamorada que está de Jose Armando Arango, quien la rechaza, mientras que Ivana se siente nerviosa ante la presencia de Armando, quien no le quita la mirada de encima.

Renato sufre pues los recuerdos le atormentan y cree que hizo mal al despreciar a Florencia hace años para casarse con Ivana, quien ya esperaba un hijo de él.

Tempranamente Ivana visita la iglesia y escupe ponzoña contra sus enemigos, por lo que el padre Agustín la corre pero ella desea confesarse. Cuando él le dice que es una pena que Renato y Florencia no se hayan casado porque él cumplió como padre de la criatura que ella esperaba, en venganza, ésta le dice bajo secreto de confesión que el hijo que estaba esperando no era de Renato, si no de otro hombre. ¡Agustín no puede creer lo que está escuchando!

Noelia habla con Armando del crítico estado en el que están sus finanzas y cree que la mejor manera de solucionarlo todo es casando a Jose Armando con Karyme, pues al unirse con Edmundo quizás él los pueda ayudar. Armando no puede comprender la ambición de su mujer, quien es capaz de casar a su hijo con la hija de su peor enemigo solo por sus propios intereses. Noelia cree que su hijo debe sacrificarse por ella ya que su mismo marido después de ser el hombre más apuesto y rico de todo San Cayetano se volvió un Don Nadie que se gastó todo cuanto tuvo en juego y mujerzuelas.

En el entierro de Florencia Maria Elisa conoce a David, gran amigo de Jose Armando, quien se muestra interesado en la muchacha a pesar que su amigo le asegura que la madre de ésta jamás dejará que un hombre se acerque a su hija.

Estefanía pide a Karyme que sean amigas ahora que se han conocido. Karyme le pregunta si no saben por qué sus padres se distanciaron y como la monja no lo sabe, su prima le dice que fue porque Ivana y Renato eran amantes.

Jaqueline se acerca a su tío Edmundo, con quien simpatiza. Lo lleva hasta donde se encuentran sus padres y allí Agustín les pide a sus hermanos que hagan las paces. Renato propone a su hermano ser unidos como antes. Se dan un fuerte abrazo que incomoda a Ivana pero alegra a las dos hijas de ésta.

Brígida abofetea a Maria Elisa en casa y le exige que no se comporte con los hombres como una resbalosa. Maria Elisa llora y exige a su madre que le diga por qué la maltrata de esa manera. Brígida asegura que todos los hombres son malos por lo que la muchacha acude a su amiga Briseida, quien le aconseja que deje a su madre pero la pobre mujercita se siente incapaz de hacerlo.

Edmundo habla mal de Renato y Agustín le exige que calle pues los dos fueron engañados de la misma manera. El sacerdote calla cuando su hermano le exige que hable lo que sabe y huye, atormentado por la verdad que no puede revelar.

Noelia promete a Karyme que la ayudará a casarse con su hijo Jose Armando, por lo que las dos planean que la muchacha pase unos días en la casa de los Montalvo. Edmundo se opone y va en busca de su hija, a la que saca de esa casa a rastras. Ella le dice que no quiere estar con él y que en Noelia ha encontrado el padre y la madre que siempre le faltaron. Ante tales palabras, Edmundo entonces exige a su hija que nunca más lo vuelva a buscar, ni cuando los Montalvo le den una patada en el trasero. Asegura que la desheredará y se marcha. Armando advierte a su mujer que si la muchacha pierde todo, entonces de nada le servirá casarla con Jose Armando, pero Noelia no es tonta y sabe que Edmundo jamás cumplirá su palabra.

David habla con su hermana Briseida, a quien le confiesa lo que siente por Maria Elisa. Ella le aconseja que luche por Maria Elisa, quien necesita de un hombre como él, que la libere de las cadenas de su madre.

Renato y su familia se instalan en la vieja casa que él poseía antes de casarse. Es Estefanía la más entusiasmada por lo que Jaqueline le aconseja que se olvide del convento y haga una vida normal. Ivana apoya a su hija pero Estefanía cree que es al lado de Dios donde estará más feliz. Sale a caminar y nuevamente se encuentra con Jose Armando, quien le dice que es muy bonita. Ella huye pero él la detiene y le pide que al menos sean amigos. Estefanía se niega pero él promete que no quitará el dedo del renglón pues se ha enamorado de ella.

Agustín le asegura a Renato que Ivana no ha cambiado y será capaz de todo si él llegara a faltar por lo que el hombre acude a un notario para cambiar su testamento y nombra a su hermano Edmundo como albacea.

Brígida descubre a Briseida y Armando besándose por lo que le prohíbe a su hija que vuelva a verse con esa mujer. Acude a Noelia para decirle lo que ha visto pero no puede puesto que Karyme no se le despega un segundo.

Jose Armando espera en la calle a Estefanía, a la que asegura que se ha enamorado de ella. La besa repentinamente y son vistos por el padre Agustín, quien le dice a su sobrina que ella no puede ser una monja. Aunque ella asegura no sentir nada por Jose Armando, el sacerdote cree que no tiene vocación por lo que la reportará en la comunidad a la que pertenece. Jose Armando intercede por ella pero no logra nada. Le pide perdón a la muchacha pero ella no quiere escucharlo. Llora amargamente en casa.

Jaqueline no deja de pensar en su tío Edmundo por lo que acude a buscarlo pero no lo encuentra. Interroga a Casilda y al saber que Karyme se ha marchado de la casa, cree que puede conquistar al hombre. Asegura que aunque sea incestuoso, ella siempre ha querido un hombre como él.

Edmundo e Ivana tienen un encuentro y reviven el pasado con caricias y besos. Él le pregunta porqué se casó con Renato solo por estar esperando un hijo al que él le pudo haber dado su apellido. Son sorprendidos por Agustín, quien corre a Edmundo del lugar y exige a Ivana porqué no se casó con Edmundo en vez de hacerlo con Renato. Ella Ivana le recuerda que en ese entonces Renato era más rico y habían tenido una aventura por lo que a ella se le facilitó engañarlo y achacarle el hijo que esperaba. En ese momento entra Renato, lloroso, asombrado, y le exige a su mujer que le diga la verdad. Ella trata de confundirlo pero no puede. Edmundo se marcha y entonces Renato exige a su esposa que le diga la verdad. Ella le confiesa que si le achacó un hijo fue precisamente para separarlo de Florencia, a la cual siempre odió y con la cuál él estaba a punto de casarse, mientras que ella tuvo que ser la amante de Armando Montalvo, el verdadero padre de Jaqueline. Renato asegura que todos sabrán la verdad y sale de casa en busca de Armando pero en la carretera sufre un terrible accidente y su automóvil estalla, arrancándole la vida.

Jose Armando toma una ducha y al salir se sorprende al encontrar a Karyme en su cama, desnuda. La cubre y le exige que se marche. Ella trata de besarlo pero él no cae en su juego. Karyme hace un berrinche y Noelia le asegura que tarde o temprano su hijo caerá.

Estefanía y Jaqueline llegan juntas a casa y encuentran a su madre muy tensa. Ella les asegura que no ha pasado nada, solo se siente nerviosa. Tocan el timbre y aparece el comandante Rufino Galván, para informarles que Renato tuvo un accidente y está muerto. Las muchachas lloran amargamente, mientras que la madre solo se mantiene asombrada.

FEBRERO 2012. Casilda avisa a Agustín lo que ha sucedido y éste acude al lado de la familia de su hermano. No consigue entender como dos seres queridos para él hayan muerto en tan poco tiempo. Estefanía no se separa un momento de su tío, a quien confiesa querer irse al convento en cuanto entierren a su padre. Ivana se lo prohíbe rotundamente y le asegura que ella ya hablado con las monjas para darla de baja. Estefanía sufre por las imposiciones de su madre, quien discute con Agustín sobre la verdad incompleta que fue revelada a Renato y que causó el accidente en que murió. Ivana le exige a su cuñado que no intervenga en sus asuntos o de lo contrario lo lamentará.

Jaqueline se siente terriblemente afectada por la muerte de su padre y no sabe en quien refugiarse por lo que acude a su tío Edmundo, a quien le pide que él le de el amor y el calor que nadie le ha podido dar.

Renato es enterrado y sus tres mujeres han quedado solas en la casa que él les heredó. Estefanía, con ayuda de Casilda, intenta limpiarlo todo pero es imposible por lo que Ivana y Edmundo hablan para que ella y sus hijas se muden a casa de él, donde vivirán desde ahora. Eso hace que Karyme estalle al enterarse pero su padre le recuerda que fue ella la que decidió marcharse. Estefanía intercede por su prima pero es imposible. A escondidas, Edmundo e Ivana renacen la pasión que hubo en ellos y que jamás se apagó.

Karyme le suplica a Jose Armando que la ame pero él no hace más que rechazarla pues está enamorado de alguien más. Ella le exige que le diga quién es esa otra pero no obtiene respuesta.

Edmundo se entera que él es el apoderado de todo lo que Renato poseía hasta que sus dos hijas se casen y lo hereden todo por lo que cree que tiene a Ivana en sus manos. A la mujer le hace creer que su marido estaba en la ruina y que ahora él se hará cargo de ella y sus hijas. La mujer no quiere creer lo que el hombre le dice pero Jaqueline está convencida de que su tío es un hombre bueno que las ayudará.

David intenta hablar con Brígida, a quien le explica que sus intenciones con Maria Elisa son serias. La mujer le exige que no se atreva a buscar a la muchacha o de lo contrario se meterá en serios problemas. Él la cuestiona sobre sus razones para prohibir que los hombres se acerquen a su hija y ella lo abofetea.

Estefanía se niega a dejar los hábitos. Habla con la madre superiora, quien le dice que de nada sirve que vuelva pues incluso el padre Agustín ha reportado su comportamiento y está seguro de que ella no puede profesar. Estefanía llora amargamente y es sorprendida por Jose Armando, quien seca sus lágrimas y la besa. Ella le corresponde ésta vez y son sorprendidos por Karyme, quien de inmediato se lo comunica a Noelia, la cuál no acepta a Estefanía solo por ser hija de Ivana.

El testamento de Renato es leído e Ivana no puede creer que su marido le haya dejado todo a sus hijas y en poder de Edmundo, a quien arma un escándalo. Él le pide que si lo desea, se marche, pero eso no puede ser, pues deben vivir al lado suyo porque así lo ha estipulado Renato en el testamento. Jaqueline apoya a su tío, cosa que le extraña a Ivana y Estefanía.

Armando dice a Noelia que la fortuna de Renato es inmensa y que sus hijas serán mucho más ricas de lo que Karyme puede llegar a ser. A la mujer poco le importa eso y le recuerda a su marido que ella sabe que Ivana fue su amante, por lo que todo lo que tenga que ver con ella, lo detesta.

Ivana se siente perdida y maldice a Renato. Estefanía le propone que las dos se regresen a la ciudad pero la ambiciosa mujer se niega y asegura que lo mejor es permanecer en San Cayetano.

David y Maria Elisa se encuentran en la iglesia y hablan sin que nadie los vea. Él aprovecha para besarla y ella asegura amarlo. Él promete que hará lo posible para que se casen.

En la iglesia, Brígida le cuenta a Noelia de la relación que existe entre Armando y Briseida. La mujer acude a buscar a la muchacha y la sorprende con su marido por lo que la arrastra de los cabellos hasta bofetearla y dejarla al descubierto ante todos los presentes. Armando se lleva a su mujer, quien llegando a casa le echa sus cosas a la calle. Él asegura no tener a donde ir pero a Noelia eso le importa poco.

Estefanía decide dejar los hábitos y vestirse como civil. Tiene un encuentro con Jose Armando, quien le dice que se ha enamorado perdidamente de ella. Los dos se besan fuertemente.

Casilda aconseja a Edmundo para que ceda a Estefanía y Jaqueline lo que les corresponde pero el ambicioso hombre asegura que ese dinero era de su hermano y ahora le pertenecerá a él.

Jaqueline sueña con las caricias de Edmundo, su tío, por lo que decide entregarse a él. Lo provoca y él le corresponde.

Armando se instala en un hotel. Se encuentra con Ivana, quien le cuenta lo que ha pasado con el testamento de su difunto marido. Ambos hablan y terminan besándose siendo descubiertos por Briseida, quien sale del lugar corriendo y se topa con Jerson, quien le pregunta si conoce a Jaqueline. La muchacha le dice donde puede encontrar a su amada.

Jose Armando pide a Estefanía que sean novios. Ella teme a hacerlo pues jamás ha sido novia de nadie. Él la besa con pasión y ella nuevamente le corresponde, aceptando su proposición.

David consuela a Briseida, quien sufre por el amor que ha perdido. Él se sorprende cuando ella le confiesa estar enamorada de Armando Montalvo, pues es el padre de su mejor amigo.

Maria Elisa descubre entre cosas viejas antiguas fotos de su madre al lado de Armando. Cuando habla con Brígida acerca de lo que siente por David y ésta la reprime, le pregunta si piensa que todos los hombres son como Armando Montalvo. Brígida se aterra ante la pregunta y aún más cuando su hija le dice que sabe que ella y Armando fueron amantes.

Jose Armando discute con Noelia, a quien le dice que él se ha hecho novio de Estefanía y jamás sentirá nada hacia Karyme. La mujer lo amenaza con quitarle todo y él la reta a que lo haga, mientras que la pobre Karyme solo llora de amargura y frustración y va en busca de Estefanía, a la que abofetea y jura que jamás se casará con Jose Armando.

Edmundo piensa en cómo despojar completamente a sus sobrinas de la herencia que les pertenece. Casilda le informa que alguien espera a Jaqueline en la sala. Sorprende a los dos juntos, besándose. Él corre a Jerson y exige a Jaqueline que le diga quien era. Ella no sabe que decir y él la abofetea asegurándole que ella ya le pertenece a él.

Armando habla con Briseida, quien le dice que ya no desea tener nada que ver con él y le cuenta lo que vio. Él le asegura que todo fue una trampa de Ivana por lo que la muchacha nuevamente cree en él. Se besan.

Brígida llora amargamente ante el recuerdo de Armando, a quien siempre amó aunque éste siempre hubiera preferido a su amiga Noelia. Descubre que Maria Elisa ha salido de casa por lo que se alarma.

Maria Elisa tiene un encuentro con David, a quien confiesa estar perdidamente enamorada de él.

Jaqueline busca a Jerson, a quien le pide que no la vuelva a buscar, pues ella ya le pertenece a otro hombre: Edmundo. Jerson cree que es una locura que ella ame a su tío pero la muchacha está decidida a todo por él, incluso a entregarle su parte de la fortuna. Habla con Estefanía, a quien trata de convencer de que le ceda todo a Edmundo, quien ha convencido a Jaqueline de que cuando se casen, todo será solamente para ellos dos. Estefanía se niega y sospecha que su hermana siente algo incestuoso por su tío.

David escucha a Jose Armando, quien está perdidamente enamorado de Estefanía pero no tiene la aceptación de su madre, mientras que el otro ama a Maria Elisa pero no puede tenerla. Se emborrachan en una cantina donde conocen a Jerson, quien se les une.

Edmundo y Jaqueline se besan. Son sorprendidos por Ivana, quien cachetea a su hija, la cuál se marcha del lugar. La mujer y Edmundo discuten y al forcejear él la arroja de las escaleras, por lo que ella va a dar al hospital, donde Estefanía se encarga de cuidarla y donde Armando las atiende. Allí, sin querer, Estefanía escucha a su madre decir que Edmundo desea arrebatarles todo a sus hijas y que ha seducido a Jaqueline. Estefanía habla con su tío, al que le pide que les devuelva todo y las deje marcharse lejos pero éste no lo hace.

Noelia envenena el alma de Karyme, a quien le asegura que ahora que Ivana está en su casa no perderá el tiempo para seducir a su padre, de quien fue amante durante muchos años. La muchacha acude a Estefanía para contárselo y así molestarla. Estefanía defiende a su madre y acusa a Edmundo, confesando que ha seducido a Jaqueline. Entonces Karyme regresa a su casa y exige a su padre y su prima que le digan si eso es verdad. Decidida, Jaqueline dice que sí, retando a su prima, quien le suelta enorme cachetada y exige que se marche de su casa, mientras que Edmundo solo se ríe del altercado.

Estefanía cuenta a Agustín lo que está sucediendo y éste no comprende que le ha pasado a Edmundo, quien perdió la cordura desde la muerte de Florencia.

Casilda consuela a Karyme, a quien asegura que Edmundo está confundido y aconseja a que regrese a su casa, para que las cosas vuelvan a ser como antes. Ella decide hacerlo, retando así a Jaqueline.

Jerson y Briseida se conocen y en ellos nace una simpatía por lo que se toman un helado. Son descubiertos por Jaqueline, quien arma un escándalo asegurando que Jerson es su hombre. Son vistos por Noelia, quien se acerca para ofender a Briseida y asegurarle a Jaqueline que Ivana, su madre, es tan mujerzuela como lo es Briseida ya que las dos fueron amantes de Armando, su marido.

Ivana confiesa a Armando que durante muchos años amó a Edmundo pero ahora ha abierto los ojos y ese amor solo se ha convertido en decepción pues se ha atrevido a enamorar a su propia hija. Los dos recuerdan el pasado y entonces Ivana decide decirle la verdad al doctor pero son interrumpidos por el mismo Edmundo, quien asegura a la mujer que la fortuna de Renato será totalmente para él. Ella le reclama el que ya no la ame y él asegura que ahora las cosas han cambiado y que él a quien desea es a Jaqueline, quien es más tonta y más joven, como una vez lo fue la misma Ivana, quien llora ante las ofensas del hombre.

Estefanía sufre por su situación familiar y cree que la única manera de poder librarse de su tío e irse será casarse. Cuando Jose Armando se entera de esto, le propone que se case con él. Hablan con Agustín, quien les dice que es una locura lo que desean hacer.

Brígida sorprende a Maria Elisa besándose con David en su propia casa. Lo corre y abofetea salvajemente a su hija, quien se le revela. Entonces Brígida decide encerrarla en su habitación, bajo llave. En seguida acude a rezar y a pedir perdón por sus pecados.

Ivana exige a Edmundo que le devuelva lo que les pertenece a sus hijas. Él se burla de ella y a cambio ella lo amenaza con hablar del secreto que guardan, de todo con tal de no ver desamparadas a sus hijas. Él le cuenta como ha seducido a Jaqueline y entonces ella le dice que ha cometido un pecado mortal, pues Jaqueline es su hija. Edmundo se aterra al escuchar la confesión.

Karyme se entera de que Jerson fue novio de Jaqueline y acude a él para decirle lo que pasa entre su prima y su padre. Le propone que se la robe y se la lleve lejos para evitarle un futuro sufrimiento. Jerson cree que es buena idea.

Agustín reclama a Edmundo el aprovecharse de la situación de las hijas de su hermano. Le asegura que no están solas y que él mismo intervendrá para que ellas puedan recuperar lo que les pertenece.

Jose Armando lleva a Estefanía a conocer su hacienda. Allí Noelia corre a la muchacha y entonces Jose Armando la defiende y confiesa a su madre que Estefanía es su prometida y se casará con ella dentro de poco.

Jerson pide a Jaqueline que huyan lejos pero ésta se niega y le pide que no la busque en un tiempo. Se sorprende cuando él le dice estar al tanto de sus amoríos con su propio tío.

Agustín habla con Noelia, a quien le cuenta lo que sucede con sus sobrinas. Noelia no pude creer que Edmundo se haya cegado por la ambición.

Estefanía sufre por el odio de Noelia, quien le ha dicho que su madre fue la amante de Armando y Edmundo. No sabe qué hacer y confiesa a Ivana estar enamorada de Jose Armando. La mujer le prohíbe que se enrede con ese muchacho.

Armando apoya a su hijo para que éste se case con Estefanía.

Brígida habla con el padre Agustín, al que confiesa estar atormentada por las sombras del pecado que cometió hace tantos años. Agustín le pide que recapacite y deje que Maria Elisa haga su vida y sepa la verdad para reclamar lo que por derecho le corresponde pero Brígida se niega, ya que no quiere ser señalada ni tener como enemiga a Noelia.

Ivana y Estefanía se instalan en la vieja casa de Renato. Allí aparece Noelia, quien ofrece a Ivana una fuerte suma de dinero para que se marche de San Cayetano lo más pronto posible con sus dos hijas. Estefanía exige a su madre que se niegue y corre a Noelia de su casa. Cuenta lo que sucedió a Jose Armando, quien le reclama a su madre el atrevimiento. Noelia jura a su hijo que hará hasta lo imposible por evitar que se case con la hija de la mujerzuela que tuvo aventuras con su padre.

Armando visita a Briseida y tiene un altercado con David, quien le pide que recapacite y no destruya la vida de su hermana, la cuál es muy joven como para andar en boca de todo el pueblo, como andan todas aquellas con las que ha tenido una aventura. Armando se marcha y Briseida discute con su hermano, quien le exige que abra los ojos, pues Armando jamás se divorciará de Noelia.

Noelia visita a Brígida y no comprende por qué la mujer ha encerrado a su hija, Brígida asegura que solo quiere protegerla de los hombres, los cuales son malos. Noelia, seria, sacude a su amiga y le pregunta porqué odia tanto a los hombres y quién es el padre de su hija. Brígida, asustada, se niega a decírselo.

Karyme cena con su padre y Jaqueline, quien no deja de hacerle caricias al hombre. Aparece Ivana, quien exige a su hija que se marche a vivir con ella. Jaqueline se niega pero Ivana la obliga y la saca de la casa por la fuerza. Karyme impide que su padre las detenga. Jaqueline insulta a su madre y entonces ésta le suelta una fuerte cachetada y le confiesa que no puede amar a Edmundo porque él es su verdadero padre. Jaqueline, estremecida, siente un terrible dolor y se siente sucia pues se ha entregado al hombre. En su soledad, Ivana lamenta que tenga que hablar y decir mentiras a su hija, todo por cubrir la sombra de su pecado y el de ella misma.

Armando apoya a Jose Armando en su decisión de casarse y se presenta ante Noelia para hacérselo saber. Ella lo insulta nuevamente pero esta vez Armando le recuerda que si ella está donde está es por él, y que todo cuanto tiene, aunque ella lo maneje, le pertenece a él, quien se casó con ella despechado y la sacó de la pobreza en la que siempre vivió. Noelia sufre pues su hijo se ha enterado de su terrible verdad.

Karyme ocupa su recamara nuevamente y Jerson entra y le cubre la boca para que no grite. Le suelta un golpe fuerte que la desmaya y la cubre. Se la lleva a escondidas, entre la penumbra. La besa apasionadamente. Se lleva una fuerte sorpresa cuando los dos despiertan al siguiente día, en una vieja cabaña de carretera, y él descubre que no es Jaqueline. Karyme le reclama el haberse confundido y le exige que la lleve de vuelta a su casa.

MARZO 2012. David descubre que Brígida tiene encerrada a Maria Elisa y envía a Briseida para que indague algo. Brígida corre a la muchacha, quien escucha los gritos de su amiga y se lo dice a David, quien pide ayuda a Jose Armando para que liberen a la muchacha.

Karyme regresa a casa y allí habla con Noelia, quien le dice que Jose Armando se casará con Estefanía y entre las dos deben impedir esa boda.

Jaqueline se encuentra con Jerson, a quien abraza y con llanto cuenta su verdad. Él la consuela y le confiesa la locura que cometió con tal de tenerla con él. Ella ríe al escuchar que Karyme pasó un mal rato. Jerson confiesa estar realmente enamorado de ella y le pide que se casen, obtenga su parte de la fortuna y todo vuelva a ser como antes, pero la mujer no quiere eso y considera que aún no es tiempo de tomar un paso tan grande.

Ivana recibe la visita de Edmundo, a quien exige que devuelva a sus hijas lo que les pertenece o de lo contrario hablaría de la oscura verdad sobre lo que realmente sucedió para que Renato muriera. Él le asegura que no podrá hablar pero ante las amenazas de la mujer él decide ahogarla con una almohada hasta arrancarle la vida. Ella logra arañarlo fuertemente antes de morir. En ese momento entran a la casa Estefanía y Jose Armando. Al escucharlos, Edmundo se esconde y ve cuando Estefanía descubre a su madre muerta. Llega Jaqueline, quien al saber la noticia acude junto a su madre y llora amargamente pidiéndole perdón. Sin que se den cuenta, Edmundo logra escapar pero es visto a lo lejos por Agustín, quien al presentir que algo sucedió acude a la casa y consuela a las huérfanas, así como Jose Armando, quien llama a David para decirle lo sucedido y disculparse pues no lo podrá ayudar a liberar a Maria Elisa.

Maria Elisa sufre por el encierro en el que vive. Suplica a su madre que se apiade de ella pero Brígida no confía en su hija y cree que el diablo se ha apoderado de ella. Maria Elisa comprende entonces que su madre está enferma.

Casilda habla con Agustín, a quien le dice que estuvo haciendo el aseo en casa de Ivana antes que ella muriera y que le entregó una carta que ahora le entrega al sacerdote, quien al leerla se aterra terriblemente. Casilda asegura saber casi toda la verdad y pregunta quién de las muchachas era la hija de Edmundo, pues ella escuchó una conversación entre su patrón y la difunta. Agustín decide callar y asegura que nadie debe saber de la existencia de la carta.

Noelia habla con Edmundo, a quien le dice que su sobrina desea casarse con el hijo de ella y que ambos deben impedirlo. Confiesa querer a Karyme como su nuera pues simpatizan. Karyme, emocionada, pide a su padre el consentimiento y él se niega rotundamente.

David decide liberar a Maria Elisa. Entra a escondidas a la casa de ésta y justo cuando los dos se irán, los sorprende Brígida, quien sostiene una escopeta y amenaza con disparar. Lo hace, asustándolos y sin herir a nadie hasta exigir a David que se marche. El muchacho se niega pues ama a Maria Elisa. La mujer entonces llama a la policía y Rufino Galván se lleva al muchacho detenido. Es Briseida quien paga la fianza para que salga en libertad.

Agustín exige a Edmundo que le diga qué es lo que hacía en casa de Ivana. El hombre asegura no haber estado ahí pero se sorprende cuando el sacerdote le dice que lo vio salir y que, a demás, está al tanto de lo que realmente ocurrió para que su hermano Renato muriera. Edmundo, acorralado, abofetea al cura y le asegura que si sigue hablando estupideces lo lamentará.

En el funeral de Ivana, Edmundo no deja de consolar a Jaqueline, a quien le pide que lo vea como un padre y no como un hombre. Karyme no entiende las palabras de su padre. Acude a dar la bienvenida a Jose Armando y Armando, a quienes Edmundo corre pero Estefanía interviene y le dice que el que se debe ir es él. No se marcha nadie y Estefanía es consolada por Jose Armando, quien no se separa un solo momento de ella, así como Edmundo no se separa de Jaqueline. Eso despierta la ira de Karyme, quien de inmediato acude a incendiar la casa de las huérfanas pero es detenida por Jerson.

Noelia hace amistad con Jaqueline y la invita a su casa donde le presenta formalmente a Jose Armando, de quien el marido de la mujer sospecha ésta se trae algo entre manos y es así: Noelia piensa utilizar a Jaqueline, quien ha heredado a Renato y también es hija de Edmundo. Armando no puede creer que su mujer sea tan ambiciosa.

Estefanía habla con Jerson, a quien le dice sentirse muy sola pero también demasiado enamorada de Jose Armando. Jerson le aconseja que se marche de San Cayetano y olvide lo que ha sucedido, pues el pueblo solo las ha llenado de desgracia tanto a ella como a su hermana.

Karyme encuentra a Jose Armando hablando con Jaqueline. Arma un alboroto y entonces Jaqueline cachetea a la muchacha asegurando estar harta de sus insultos y groserías. Karyme le exige a Jose Armando que le diga qué hace esa mujer allí y entonces Jaqueline se lo dice: Luchará por el amor de Jose Armando aunque tenga que pelear contra su hermana y la misma Karyme. Desde lo lejos, feliz, Noelia piensa en que queriéndolo o no, Jaqueline tendrá que pelear con sus dos hermanas pero al final será ella quien se case con Jose Armando.

Estefanía escucha a Casilda, quien le asegura que lo mejor que puede hacer es irse y olvidar todo lo sucedido. Justamente David le aconseja lo mismo a Jose Armando si éste quiere ser feliz con Estefanía, a quien Jaqueline le presume que Noelia la ha invitado a su casa y desea que sea la esposa de su hijo. Estefanía se confunde y asegura que ella y Jose Armando son novios pero Jaqueline lo ha decidido: Se casará con el joven más rico del pueblo y al hacerlo también recibirá la fortuna de Renato y parte de la dote de Edmundo. Estefanía sale en busca de Jose Armando, quien le asegura que entre él y Jaqueline no hay ni habrá nada.

Armando cuenta a Agustín la nueva locura de Noelia. Agustín le advierte que no permita que Jaqueline y Jose Armando se unan pues ellos no pueden ser más que amigos. Armando pide al cura que revele lo que sabe pero éste no puede ya que es un secreto de confesión.

David prepara todo para huir con Maria Elisa. Jose Armando lo ayuda y sacan a la muchacha de su casa por lo que los dos huyen lejos durante la noche. Por la mañana Brígida se da cuenta y llama a la policía asegurando que su hija fue secuestrada por David.

Jerson visita a Jaqueline y le pide que reanuden su relación. Ella le dice que eso ya nunca podrá ser y que ella se casará con Jose Armando. Jerson expresa la pena y lástima que siente por ella, pues solo la mueven la ambición y sus caprichos.

Agustín habla con Rufino, a quien pregunta si ha investigado algo sobre las muertes de Renato e Ivana pero el policía no tiene novedades.

Edmundo visita a Jaqueline, quien le dice que si la ama realmente como hija la tiene que ayudar a deshacer el compromiso entre Jose Armando y Estefanía. Edmundo acepta y pone en venta la casa en la que ellas viven, obligando así a Estefanía a ir a vivir de nueva cuenta con él. Le prohíbe su relación con Jose Armando Montalvo. Ante la negativa de la muchacha, decide encerrarla bajo llave.

Brígida se encuentra desesperada pues no aparecen Maria Elisa ni David. Acude a pedir ayuda a Armando, quien se niega a dársela. Ella le recuerda que una vez lo amó y se entregó a él. Con terrible llanto le confiesa que Maria Elisa es su hija.

Karyme busca a Jose Armando, quien le pide que si le rogará nuevamente que la ame pierde su tiempo. Ella le dice que no es así y que se ha resignado a no estar con él. Le dice lo que han hecho con Estefanía. Acude a verla pero Edmundo se lo prohíbe.

Jerson escucha a Briseida, quien le aconseja que se olvide de la mujer que ama y mire hacia otro lado.

Jose Armando no sabe qué hacer. Acude a su padre, quien desesperado le confiesa que Maria Elisa es su hermana. Jose Armando entonces le dice que él sabe en donde están Maria Elisa y David, pero que no lo dirá hasta que Brígida acepte que su hija sea feliz con el hombre al que ama. Acuden a la mujer, quien se niega a que su hija se entregue a un hombre. Jose Armando entonces se marcha sin hablar.

Estefanía sufre a causa de su hermana, quien le asegura que ella no será la que se case con Jose Armando, pues su destino era ser monja. Le aconseja que retome la vida religiosa pero Estefanía jura que aunque le lleve la vida conseguirlo, será la esposa de Jose Armando pues ya está decidida.

Noelia hace un trato con Edmundo para que sus hijos, Jose Armando y Jaqueline, se unan y así las fortunas familiares se unan también. Ambiciosos los dos, brindan por su nueva amistad. Hablan con Jose Armando, a quien con amenazas con hacerle daño a Estefanía, lo obligan.

Casilda no piensa permitir que Jaqueline y su padre se salgan con la suya y habla con el padre Agustín, quien asegura que Jaqueline y Jose Armando no pueden casarse. Ella le pide la carta que le entregó hace tiempo. Al hombre no le queda más remedio que hacerlo.

Los Montalvo se presentan en la casa de los Montecinos para pedir la mano de Jaqueline, quien llena de felicidad acepta. No sospechan que Karyme ha encontrado las llaves de Edmundo y ha liberado a su prima, quien aparece ante todos. Jose Armando acude a ella y pide a su padre que la lleven al hospital pero Jaqueline se niega rotundamente y con una pistola apunta a todos asegurando que si se llevan a su hermana, disparará. Jose Armando confiesa que él a quien ama es a Estefanía por lo que Jaqueline se dispone a dispararle. Karyme se interpone y forcejea. La pistola se dispara tres veces. Las dos caen al suelo, ensangrentadas.

Jerson y Briseida deciden hacerse novios. Se dan un fuerte beso de amor.

Tanto Karyme como Jaqueline van a dar al hospital, donde la mayoría rinde su declaración de los hechos. Armando culpa a Noelia de todo lo sucedido, de los errores que ha cometido cegada por su ambición, la cuál la separa cada día más de su hijo, de toda su familia. Noelia, asustada, llora amargamente y pide perdón.

Armando descubre que Jaqueline tiene el mismo tipo de sangre de él y Jose Armando, por lo que, asustado, pide una muestra a Edmundo. Descubre que Jaqueline no es hija de ese hombre, si no suya. Lo habla con Agustín, quien le entrega la carta que Ivana dejó antes de morir. El hombre se estremece y sufre preguntándose cuantos hijos regados tiene por doquier, destinados a sufrir por su culpa. Se culpa y llora por sus pecados.

Jose Armando no se separa un solo momento de Estefanía, quien solo desea ver a su hermana. La visita en su habitación de hospital y allí Jaqueline le suplica que la deje ser feliz, ya que lo único que desea es casarse con Jose Armando. Estefanía le dice que él no la ama pero la mujer insiste y, moribunda, le suplica a su hermana que le cumpla ese placer. Jose Armando aparece y junto con Estefanía deciden que él se casará con Jaqueline.

Edmundo se encuentra preocupado por Karyme, quien se encuentra muy delicada. El hombre llora y pide perdón a su hija y entonces Casilda lo acusa de haberse cegado tras la llegada de su hermano, al cuál nunca perdonó y siempre tuvo odio. Y también por dejarse seducir por Ivana. Karyme muere repentinamente, causando gran dolor a su padre, quien por medio de Armando se entera de que Jaqueline no es su hija.

Estefanía cree que debe volver al convento. Habla con Agustín, a quien le pide ayuda. Él le dice que eso no puede ser posible ya que ella ama a Jose Armando. Cuando se entera de que Jose Armando se casará con Jaqueline, el cura acude a Noelia, a quien exige que deshaga ese compromiso absurdo, ya que por su culpa se han cometido crímenes imperdonables. Noelia se defiende pero el sacerdote la acusa de demasiadas cosas que desencadenaron infiernos en demasiadas personas. Armando aparece y asegura que es así. Confiesa que él es padre de Maria Elisa, consecuencia de una aventura que tuvo con Brígida, así como también se enteró, apenas, que Jaqueline es fruto del amor que él e Ivana se tuvieron, por lo que Jaqueline y Jose Armando son hermanos y no se pueden casar. Horrorizada, Noelia llora por los errores que ha cometido, por su ambición, pero también culpa a su marido. Agustín les asegura que los dos son culpables. Los dos hablan con Jose Armando, a quien le confiesan la verdad.

Destruido, Edmundo se encierra en casa e intenta suicidarse pero no se atreve. La policía lo sorprende y lo detiene pues la carta de Ivana y la confesión del padre Agustín, confirman que él ha sido responsable de muchos crímenes, por lo que es encarcelado y condenado a cincuenta años en prisión.

Jaqueline habla con Armando, quien con llanto le pide perdón y le confiesa que él es su verdadero padre. Los dos se abrazan en presencia de Jose Armando y Estefanía.

TIEMPO DESPUES: En el cementerio, Casilda deja flores en la tumba de Karyme, llorando todavía su muerte.

En la cárcel, Edmundo se encuentra solo, amargado, atormentado por el pasado. Recibe la visita de Jaqueline, quien lo maldice por haber matado a sus padres. Él le pide perdón y ella solo le desea que se pudra en esa cárcel, rodeado de criminales como él.

Maria Elisa regresa acompañada de David y el hijo que ambos han tenido. Parece que Brígida no está dispuesta a perdonarla pero Armando y Agustín le insisten para que lo haga. Brígida llora y pide perdón a su hija. Le confiesa quien es su verdadero padre.

Noelia prepara la boda de su hijo Jose Armando. Pide perdón a Estefanía y también que puedan llegar a ser buenas amigas.

Jaqueline hace las paces con Jerson y hace amistad con Briseida, la prometida de éste.

Noelia y Armando deciden enmendar su relación, ambos dispuestos a cambiar.

Jaqueline y Maria Elisa son madrinas de lazo en la boda entre Estefanía y Jose Armando, quienes sellan su compromiso con un fuerte beso de amor, borrando así la sombra del pecado.









Fin

© LA SOMBRA DEL PECADO DR. 2012
Es un obra protegida y los derechos son propiedad de su autor.
Se prohíbe su cipia y reproducción parcial y/o total
así como su contenido con fines de lucro.
(R) 1996 (P) 2012





No hay comentarios:

Publicar un comentario